miércoles, 22 de octubre de 2014

Las farolas juegan a hacer constelaciones en las noches sin estrellas.
Una tormenta muda parpadea sobre la boca del lago. Relámpagos estallan tras las nubes y las inflan de luz amarilla, dibujando sus contornos en sombras negras.

Una nube se acerca rápidamente. La temperatura cae vertiginosamente. El rugido bajo y prolongado de un trueno lejano llena el aire.