jueves, 18 de octubre de 2012

El Buda en Kamakura

Ustedes que andan por el sendero angosto,
a la luz de Tofet hacia el juicio final,
sean gentiles con los rezos infieles,
al Buda en Kamakura.

Hacia el el sendero, su ley aparte,
a quien Maya tiene en su seno,
El Señor de Ananda, el iluminado,
el Buda en Kamakura.

Aunque no ardan ni vean,
ni te oigan agradecer a tus deidades,
no has pecado con ninguno como ellos,
sus niños en Kamakura.

Ahórranos la burla occidental
mientras el incienso torna humo perfumado
los pequeños pecados de las pequeñas personas
que adoran en Kamakura.

Mariposas en grises hábitos
revolotean bajo la mirada del maestro.
Está mas allá de los misterios
y aun las ama en Kamakura.

Y aquel libre de orgullo,
que no desprecie credo ni cura,
podrá sentir el alma de todo el este,
cerca de si en Kamakura.

Cada historia que Ananda oyó,
sobre nacer como pájaro o bestia o ave,
aun en vida el maestro se estremece,
el viento cálido le recuerda Kamakura.

Cuando parpados somnolientos parezcan ver
una flor bajo su arbol dorado
el Shwe-dagon resplandece al este
De Burma a Kamakura,

Y baja por el aire pesado
el trueno de tambores Tibetanos,
zumban ‘Om mane padme hum’
a un mundo de Kamakura.

Y los Brahamanes mandan en Benares aun,
las ruinas de Buddh-Gaya en la colina,
y come-carnes fanaticos amenazan
al Buda en Kamakura.

Un cuento de turistas, una leyenda,
una mole oxidada de bronce y oro,
tanto y tan poco, ¿entiendes
el sentido de Kamakura?

Mas tras el rezo de la mañana,
antes del sufrimiento y el trabajo, piensa,
¿hay un dios de forma humana
mas cercano que Kamakura?

- Rudyard Kipling (1892)

(http://themargins.net/anth/19thc/kipling.html)


Traducción del autor del texto del anterior link, libremente redactada y poco fiable.

viernes, 5 de octubre de 2012

6

Acá se oye musica y en el fondo
suenan ecos apagados de la tormenta lejana.
El viento sopla.