domingo, 9 de mayo de 2010

EL PUNTO BLANCO

Fui a la cocina por un vaso de agua y recordé una vieja historia sobre el aprendiz del mejor arquero del mundo. El entrenamiento del aprendiz comenzaba haciéndolo mirar hacia el horizonte, buscar el punto mas lejano que encontrara para luego mirar fijamente ese punto intentando reconocer mas detalles cada vez. Me quede mirando entonces la nevera, donde vi un pequeño punto blanco en el cual centre mi vista. Después de un tiempo note que el punto se movía. Caminaba un poco y se detenía de nuevo. Tenia un tinte verdoso, era de aproximadamente cien micrómetros. Su cuerpo se enlongaba un poco cuando se movía y se concentraba en un pequeño punto cuando estaba quieto. Se paseaba sin rumbo por el desierto cromado de la puerta de la nevera buscando quien sabe que, maldiciendo en quien sabe que lengua su soledad.