miércoles, 28 de abril de 2010

Retumba

Que no daría por sentir el batir de ese corazón, ese que retumba en mi memoria. Que no daría por sentirlo sobre mi pecho. Por robártelo, hacerlo nuestro.

lunes, 26 de abril de 2010

Versos

Teniéndola enfrente no pude hablar, pero con que fluidez recitaron mis manos versos de amor sobre su piel.

martes, 6 de abril de 2010

Profecía

Fue el 7 de Abril del 2010 el día en que no quedo nadie para recordar.

El ultimo respiro de la humanidad ocurrió a las 11:56am, hora local de Maracaibo, Venezuela. Fue dado por Marta Rivas, encargada de una pequeña tienda en el centro de la ciudad, quien había salido un poco antes de su trabajo para ir a visitar a su cuñado que estaba de reposo en la Clínica Paraiso. Tomo el autobús Ruta 6 frente al museo Lia Bermudez en dirección Norte. Tendría que cambiar de transporte un par de veces, pero llegaría a tiempo.

El autobús acelero por la calle sorpresivamente vacía sin ruido mas que el del motor. El sol brillaba como solo en Maracaibo puede brillar el sol, pero Marta junto a la ventana se mantenía fresca. Se sentía relajada; la combinación de la brisa y el sol era soporífera. Curiosas imágenes de calles vacías pasaban frente a su ventana y ella las aceptaba con la mayor naturalidad del mundo.

A las 11:52am la somnolencia que permeaba el ambiente pareció alcanzar la materia misma del autobús, el cual al intentar subir la empinada curva entre la Calle 82 y la Avenida 2B fue ralentizando su marcha e inclinándose poco a poco hacia su derecha, hasta caer por fin estrepitosamente sobre su costado. No hubo mas sonido que el de los vidrios rotos, y el quejido del metal al chocar contra el suelo. Marta palpo su frente y se percato de que se había incrustado una enorme esquirla de vidrio en todo el centro de esta. Y tan bonita estaba, pensó mientras la sangre corría hacia el lado derecho de su frente. Exhalo, y nadie supo mas nunca nada de la humanidad. Eran las 11:56am del 7 de Abril del 2010, pero no quedaba ya nadie para recordarlo.